Bienvenidos a "Durango Net"
Visita un cliente de Durangonet
Guia Comercial
En Durangonet



buscar

 

   Historia Mitos y Leyendas

EL COMERCIO Y LA INDUSTRIA DE LA CIUDAD DE DURANGO
Articulo Publicado en 1940
CUMPLE hoy veinticinco años de vida la organización que ha venido trabajando en la ciudad de Durango, bajo el nombre de Cámara Nacional de Comercio e Industria de Durango.

Articulo Publicado en 1940
CUMPLE hoy veinticinco años de vida la organización que ha venido trabajando en la ciudad de Durango, bajo el nombre de Cámara Nacional de Comercio e Industria de Durango.

Muy fácilmente se dice que una Institución ha estado en actividad por un cuarto de siglo; pero para los durangueños, que alejados de nuestra tierra natal hemos venido contemplando las vicisitudes que ha tenido Durango en los últimos veinticinco años; para los que hemos sabido la energía, el denuedo con que esta organización ha tenido que defender los intereses se sus asociados, pidiendo, exigiendo, reclamando el respeto a la ley, vulnerada por muchas administraciones cuyo defecto menor era el de estar formadas por gente impreparada y en muchos casos por codiciosos detentadores del poder público, apoyados en la fuerza bruta, cuyas intenciones visibles eran las de hacer una despiadada explotación del Estado.

esta fecha es motivo para que sientamos la obligación de rendir un tributo de admiración a los dirigentes de la referida Cámara que han seguido imperturbables el camino que sus antecesores les trazaran, defendiendo los intereses que les están confiados con valor y habilidad, para conseguir que el comercio y la industria no perezcan, con lo que han prestado un servicio inestimable a la sociedad en que viven.

La ciudad de Durango ha sido, por siglos, el centro comercial del Estado. Con exepción de algunas localidades de la Sierra Madre Occidental, que por falta de vías de comunicación a la Capital del Estado, comerciaban con el vecino de Sinaloa, el resto del comercio estaba dominado por la negociaciones establecidas en la que fué capital de la Nueva Vizcaya.

Hace medio siglo, los almacenistas que surtían los comercios del Estado eran pocos, pero bastaban para este objeto: Los Delius Hermanos, de los que fué sucesora la casa de don Maximiliano Damm; la casa Loweree Hnos; cuyos intereses vinieron a quedar en manos del señor Miguel Verduzco; la casa Almacenista de Ropa, La francia Marítima, de Borelly y Crez, hoy dirigida por los señores Lombard; eran las que principalmente surtían de ropa, implementos para la minería y para la agricultura a las demás plazas del Estado. En el ramo de abarrotes, Las Mariposas, de don Julián Medina; Las Campanitas de don Manuel Durán y el Gran Número 11, de don Pedro del Río, se encontraban en primera línea; mientras que en el ramo de Mercería y Ferretería, La Suiza, de los señores Willmans (hoy Peters), la Mercería Alemana, de Bose y Schmidt y don Rafael Barrera, llevaban la primacía.

La revolución que se inició el año de 1910, hizo cambiar radicalmente el panorama que desde tiempo inmemorial se contemplaba en Durango en 1913 fué tan trascendental, que muchos negocios, comerciales e industriales, tuvieron que desaparecer, después de los saqueos e incendios que el 18 de junio de dicho año surgió la población. Muchos. muchísimos durangueños nos vimos precisados a abandonar nuestra ciudad natal, en busca de garantías para disponer del fruto de nuestros esfuerzos. Algunos regresaron, sin poder esperar que se normalizara la vida en su Estado, porque vieron que igual cosa estaba ocurriendo en el resto del país. Entonces, el pie veterano de comerciantes de Durango, empezó de nuevo la lucha, mientras que afluía a la ciudad un gran número de personas que más tarde habrían de restablecer cooperando con los veteranos, y comercio.

El Estado de Durango, es potencialmente uno de los más ricos de la República Mexicana. Cuando el Estado se dividía en 13 Partidos (pulverizados hoy en innumerables municipalidades nominalmente libres) no había un solo de estos Partidos que no fuera esencialmente minero. Muchos de ellos, además, contaban con tierras myu fértiles y su producción agrícola eran tan grande, que las dificultades de caminos y medios de transporte hacían que los artículos de primera necesidad, maíz, frijol, chile, etc., tuvieran precios bajísimos; así es que los salarios que percibían los trabajadores, si bien cortos, eran compensados con la baratura de las provisiones para su vida. La ganadera era uno de los ramos de mayor importancia. En cuanto a la minería bastará referirse a las estadisticas oficiales para apreciar la grandisima importancia, . que tenia el Estado de Durango, especialmente en la producción de metales preciosos.

Cuando Durango se vió unido al resto del país por una vía férrea, que fué el Ferrocarril Internacional, emézó una nueva era para los negocios. Empezaron a llegar empresarios, mexicanos y extranjeros, deseosos de explotar las riquezas naturalez de aquel privilegiado girón del suelo patrio. Entonces se acometió la empresa de establecer una gran fundición de Hierro y Acero, para utilizar el mineral del Cerro del Mercado, maravilla mundial. Muchos millones se invertieron en la empresa y se establecieron grandes talleres y altos hornos, presentando la expectativa de que esta gran industria competiría algún día con las de los Estados Unidos del Norte. Pero un desacertado nombramiento para dirigir esta empresa, hecho por el principal capitalista de ella, hizo que se cometieran torpeza tras torpeza, hasta fastidiar al capitalista, que ordenó la clausura del negocio.

Las riquezas de Durango están dormidas; no podrán despertar sino cuando haya dos factores principales para asegurar el éxito: el primero, que haya garantías para el capital que se invierta y para la iniciativa privada; en otras palabras que exista una administración política honrada, que sepa hacer JUSTICIA, justicia seca; y con suficiente golpe de vista para aprender que de ella depende el florecimiento del Estado. El segundo factor, es que Durango tenga mejores vías de comunicación. El ferrocarril que fué construído como vía troncal, se ha convertido en un insignificante ramal de las vías nacionales; se entierra en Durango, pues su acceso a la Sierra no tiene más importancia que la efímera de explotar los bosques de la Cordillera Occidental. La vía a tepehuanes, debe extenderse hasta conectar con la que fué del Ferrocarril Central, tal como fué el proyecto. Y más que todo CARRETERAS, carreteras a mazatlán, importantísima para el comercio y turismo y que abrirá nuevas explotaciones mineras en la Sierra. Carretera a Torreón, para ligar la ciudad por este medio con las carreteras principales de México. Pero para esta última se necesita no ser miope, como algún gobernante que temió que con ella se diera un impulso mayor al comercio de Torreón, a costa del de Durango; cosa absurda.

Todo esto, ligeramente esbozado, es tarea que pesa sobre la Cámara NACIONAL DE COMERCIO E INDUSTRIAL DE DURANGO. Sus dirigentes pueden ver, como hombres avezados a estudiar los problemas de este índole, que Durango no puede seguir viviendo en un rincón de la República; aislado de los centros comerciales e industriales del resto de México; que hay que reorganizar la Industria y crear nueva; que para todo ello se necesitan vías de comunicación y que esta organización es la más adecuada para iniciar ante las autoridades, aquellas medidas necesarias para conseguir el florecimiento del Estado, poniendo ante sus ojos el esbozo de una perspectiva deslumbrante, como tiene que contemplarla en su imaginación aquel que se haya dado cuenta de los recursos naturales del Estado y de que solamente falta quien los ponga en movimiento, para que la prosperidad ambicionada llegue rápida, incontenible.

Si esta tarea la lleva a cabo la Cámara, merecerá que todos los habitantes del Estado graben con letras de oro, los nombres de sus dirigentes, que han hecho la felicidad del pueblo durangueño.
 
version para imprimir  

Luna Bike

logotipo
Luna Bike
Pino Suarez No. 525 Ote.
Tel. 811-1506

¡Aquí encontrarás todo lo que necesitas para tí y tu bici!
mas informacion